Ac hac imperdiet in posuere ad

Condimentum maecenas quisque eleifend curabitur mi vulputate platea feugiat rutrum cras, quis nibh mauris ultricies fusce habitasse et platea fermentum.

Commodo rhoncus diam

En estos tiempos difíciles...

Si hay una verdad universal, una verdad irrefutable, en la que todos los hombres y mujeres de todo credo, etnia, ideología y equipo de fútbol deberían estar de acuerdo es la siguiente: No hay barrio bueno, ojo, sin ferretería buena.

En estos tiempos de grandes superficies y estanterías hasta el cielo y muebles de nombre sueco que se montan con una llavecita, las ferreterías de barrio aguantan el chaparrón con dignidad y torería.

En las ferreterías están las soluciones a todos los problemas. Hay piedras filosofales envueltas en papel de estraza y milagros por unidades o por docenas. Cientos de piezas con nombre desconocido, destornilladores de miles de calibres y formas, maletines llenos de aparatos que le hacen a uno parecer un ejecutivo de la herramienta.Perchas autoadhesivas, mallas anti-resbalón.

Siliconas sella-todo-lo-sellable. Todo un despliegue para el manitas y para el torpe,para el niño que hace trabajos manuales y para el jardinero aficionado. Un vergel 

Entre todos esos hierros y maderas y plásticos con nombres irrecordables destaca algo: el ferretero. Ese sacerdote de la solución que es capaz de escuchar con atención y sin desdén la confusa explicación del cliente sobre lo que necesita, que suele remontarse al principio del problema: “mire usted, mi hijo que va para perista, resulta que ha roto una de las arandelas del baño, pero no una normal, no , la gorda del extremo!”

El ferretero atiende y asiente, y cuando uno acaba de hablar, sentencia: “Usted necesita un fernomo ó perno autobasculante” Vuelve el ferretero con una cajita de cartón y desembala algo que es exactamente lo que uno necesita. “Hombre, muchas gracias esto era.. qué alegría” ¿Cuánto es?

Y he aquí la guinda del pastel. “Setenta céntimos”

 Y es que encima las ferreterías son baratas. Qué tíos.

Mª José Navarro. LA RAZÓN

 

Tempus at libero aenean sem ut

Nam pharetra curabitur semper aliquam adipiscing neque laoreet, vel vehicula ornare proin vehicula class eros, justo vivamus lacus aenean euismod interdum.

Egestas leo ultrices

Varius dapibus at ut consequat

Lacus diam nibh id taciti vestibulum ullamcorper arcu, sapien ultricies iaculis ultricies morbi gravida, pellentesque consequat quisque euismod diam euismod.

Habitant augue arcu!

Feugiat faucibus vulputate nec

Lacus integer morbi aptent pharetra tincidunt tellus ornare, potenti aliquam at phasellus purus cubilia sociosqu, condimentum aliquam sed egestas vel euismod.

Praesent lacinia dui